Meridianos informativos

0
11

TIRA REACTIVA PARA DETECTAR TUBERCULOSIS

Un tercio de la población mundial está infectado por la bacteria de tuberculosis, de quienes entre cinco y diez por ciento desarrollará la enfermedad en algún momento de su vida; sin embargo, de acuerdo con la Secretaría de Salud, también se trata de una enfermedad curable, que además es de vital importancia para la situación de salud en México.

Actualmente uno de los factores que obstaculiza la detección de la tuberculosis es que los métodos tradicionales para su detección únicamente se encuentran en laboratorios clínicos o centros especializados, cuando la mayor parte de los casos de tuberculosis son asociados con escasos recursos económicos y desnutrición, por lo que son más frecuentes en comunidades rurales o en poblaciones de escasos recursos; además de que estas pruebas tienen un costo de aproximadamente cinco mil pesos, precio que limita el acceso del paciente.

Luego de más de 10 años de estudios y experimentación, un grupo de científicos de la Unidad de Investigación Biomédica de Zacatecas (UIBMZ) ha logrado obtener una tira reactiva para la detección de tuberculosis, con niveles de sensibilidad y especificidad mayores a 90 por ciento, además de que no requiere personal ni equipo especializado para su uso y es 98 por ciento más económica que los métodos automatizados tradicionales.

Para resolver el problema de sensibilidad, los científicos empezaron la búsqueda de nanomateriales con apoyo del doctor Elder de la Rosa Cruz, director del Centro de Investigaciones en Óptica (CIO), centro Conacyt ubicado en León, Guanajuato. Su equipo les ayuda a diseñar nanopartículas, en donde la luz solar que incide en ellas emite fluorescencia y cambian de color.

Este sistema de nanopartículas se acopla a los anticuerpos del suero del paciente en la tira reactiva, y al entrar en contacto con el suero y recibir luz, emite una reacción luminosa en la línea de resultados, observándose solo una línea para resultados negativos y dos líneas para resultados positivos, en caso de presentar la enfermedad.

Esta tira reactiva contiene nanopartículas de 400 micras diseñadas para capturar los anticuerpos, en donde para revelar esta prueba, se requiere el uso de luz solar o de una lámpara convencional led.

Fuente: Agencia Informativa Conacyt, http://www.conacytprensa.mx

USO PROLONGADO DE FAJAS Y CIÁTICA

La ciática es un padecimiento muy frecuente en la población, especialmente durante los 30 y 55 años de edad, con predominio en las mujeres. De igual manera se reportan casos en adultos mayores de 70 a 80 años, debido probablemente a una curvatura anormal de la columna vertebral.

Representa uno de los principales problemas de discapacidad para caminar, y de acuerdo a investigaciones recientes, esta patología se puede encontrar relacionada con el uso prolongado de fajas lumbares o cinturillas.

La doctora María Dolores Enciso González, adscrita al Servicio de Medicina del Deporte del Hospital Juárez de México, indicó que este tipo de prendas solo deben utilizarse previa prescripción médica y por el tiempo indicado por el especialista, debido a que los músculos pierden fuerza por mantenerse en estado de reposo.

Explicó que esta musculatura mantiene en posición recta la estructura ósea, por lo que es importante realizar ejercicios para fortalecer el abdomen.

La doctora Enciso indicó que cuando se tienen músculos “flojos”, se cierran los espacios intervertebrales y se comprimen los nervios, lo que provoca dolor en el nervio ciático hacia una o ambas piernas.

Ahora bien, con relación a la espalda generalmente se le dan pocos cuidados, a pesar de que es una parte vital del cuerpo que evita problemas severos como encorvamiento, dolores de cuello, lumbalgia, sufrir distenciones, hernias discales o compresiones en las raíces nerviosas, entre otros.

Destaco que la higiene de la columna, permite mantener la estructura ósea en una postura correcta, sin importar que se esté en reposo o en movimiento.

Por último, la especialista en Medicina del Deporte recomendó que “cuando estemos trabajando frente a un escritorio y tenemos un aparato de computación, la vi-sión debe de estar a 45 grados para no lesionar el cuello. La mano no se debe apoyar en el mouse con el fin de no lastimar los nervios del antebrazo.

Para acostarse de manera lateral, se deben utilizar una serie de cojines o almohadas: una debajo de la oreja, otra entre las rodillas (para que la cadera no caiga y estire los músculos de la columna), y otra en los tobillos. También agregó no dormir bocabajo, debido a que esa posición lastima la columna lumbar y puede producir algunos problemas en las raíces nerviosas.

PROCESOS NEURONALES INTERVIENEN EN LA PÉRDIDA DE PESO

Existen circuitos neuronales que se activan por diversos estímulos (visuales, olfativos y gustativos) que hacen que las personas consuman alimentos ricos en azúcar aunque no tengan hambre. Estudios recientes sugieren qué procesos inflamatorios que normalmente ocurren durante el desarrollo de la obesidad permiten que las neuronas del cerebro que promueven el apetito estén mayormente activadas, explicó el doctor Gutiérrez Mendoza, Jefe del Laboratorio de Neurobiología del Apetito del CINVESTAV (Premio de investigación 2017 por la Academia Nacional de Ciencias).

Su trabajo consiste en monitorear de forma simultánea los impulsos nerviosos de ensambles neuronales en regiones del cerebro que codifican el valor de recompensa de los alimentos, en el núcleo accumbens donde se alojan las neuronas MSND1 que inhiben el apetito, así como de regiones relacionadas con la ingesta y la detección del sabor en el hipotálamo, donde las neuronas GABAérgicas activan el apetito.

Ellaboratorio de Neurobiología del Apetito del CINVESTAV, ha sido pionero en utilizar tecnologías para medir y manipular a la actividad de las neuronas: Registo multielectrodo; Tecnología optogenética y Micro-endoscopios de epifluorescencia, que permiten literalmente ver la actividad de las neuronas del animal cuando está comiendo.

“Con estos estudios, estamos tratando de entender cómo estos supresores del apetito actúan sobre las neuronas del núcleo accumbens, así, en un futuro podríamos esperar el desarrollo de fármacos más potentes y selectivos…”

En un estudio con los medicamentos anfepramona y fenteminaque, publicado en el Journal of Neurophysiology 2015, “se vio que dichos medicamentos modulan la actividad del centro de recompensa del cerebro, es decir el núcleo accumbens, en el que sus mecanismos de acción generan locomoción y suprimen el apetito a través de la liberación de dopamina y la inhibición de la actividad neuronal de esta región del cerebro.

Pero ¿por qué es difícil combatir la obesidad? “La obesidad es una enfermedad que tiene muchos circuitos neuronales redundantes compensatorios, cuando descubrimos un mecanismo, aparece otro que genera una respuesta contraria y que puede anular el primer efecto. El organismo desarrolla tolerancia, y dejamos de perder peso”.

“Los mecanismos están balanceados para ganar peso y mantener el peso, no para perderlo. Gracias a la ortogenética y a los microendoscopios estamos descubriendo grupos de neuronas que hacen que comamos de más.

NUEVOS USOS DE ANTICOAGULANTE EN TEV

Recientemente la Cofepris aprobó dos nuevos usos de rivoroxabán que contribuirán a reducir el riesgo de tromboembolismo venoso (TEV) recurrente, así como el EVC en pacientes con fibrilación auricular (FA) no valvular y que han sido sometidos a una intervención coronaria con colocación de stent.

Las nuevas indicaciones, incrementarán la posibilidad de brindar una poderosa terapia a los pacientes susceptibles a manifestar estas complicaciones con un riesgo controlado de hemorragia, similar a los tratamientos que actualmente se utilizan.

La aprobación por parte de las autoridades de salud para los nuevos usos terapéuticos de este anticoagulante se sustenta en dos estudios: Eistein Choice y Pionner AF-PCI, que fueron presentados en los congresos del American College of Cardiology el año pasado y el de la American Heart Association en 2016, respectivamente.

El doctor Alfredo Cabrera Rayo, médico internista e intensivista, adscrito al Hospital Regional “1º de Octubre” del ISSSTE, explicó que actualmente los pacientes que han tenido un TEV por lo general se tratan con un anticoagulante durante 3 a 12 meses después de la complicación.

Sin embargo, al suspender el tratamiento anticoagulante algunos individuos pueden presentar un riesgo elevado de reaparición del TEV, por lo que en algunos casos, las guías de práctica clínica internacionales como ACCP suge-rían la administración de AAS para evitar dichos riesgos.

La buena noticia señaló el doctor Cabrera, es que el estudio Eistein Choice, ha demostrado que en pacientes con TEV y que han completado 6 a 12 meses de tratamiento anticoagulante, la terapia extendida con rivaroxabán 10 mg o 20 mg al día redujo significativamente el riesgo de recurrencia de eventos tromboembólicos venosos en un
74 % y 66 % (reducción de riesgo relativo) respectivamente, en comparación con 100 mg de AAS al día.

Con relación al estudio Pionner AF-PCI, se corroboró que en pacientes con FA no valvular tras una intervención coronaria percutánea con implantación de stent, rivaroxabán redujo significativamente el riego de hemorragia en comparación de los tratamientos habituales con antagonistas de la vitamina K más un antiplaquetario dual.

Se estima que una cuarta parte de los pacientes con FA en algún momento se somete a una cirugía PCI, enfrentándose a un mayor riesgo de trombos, lo que puede desencadenar severas consecuencias, destacó el cardiólogo e intervencionista Javier Antezana Castro, adscrito al Hospital Siglo XXI.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here