Meridianos informativos

0
23

INHIBICIÓN DE LA MUTACIÓN RAS Y CRECIMIENTO TUMORAL

Un estudio del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas muestra que, al desactivarse también el gen ERF, continúa la proliferación celular descontrolada.

El trabajo liderado por Óscar Fernández-Capetillo, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), apunta a nuevas dificultades para desarrollar terapias basadas en la inhibición de ciertos genes.

En un estudio publicado en la revista Genes & Develop-ment (Mayor-Ruiz C, et al. ERF deletion rescues RAS deficiency in mouse embryonic stem cells. Genes Dev. 2018) probaron apagar los oncogenes Ras en células madre embrionarias para ver qué sucedía. En principio, cuando desaparecían estos genes, que crean proteínas que incitan a las células a crecer, se detenía su crecimiento.

Lo mismo sucedía con teratomas, un tipo de tumores. Sin embargo, la situación cambiaba cuando tras la desactivación de Ras se desactivaba otro gen llamado Erf. Cristina Mayor-Ruiz, primera firmante del estudio, había observado que algunas células tumorales eran capaces de crecer sin nutrientes si se eliminaba el gen Erf. Ese fue el origen del estudio y lo que les hizo poner a prueba la hipótesis de que la ausencia de Erf anulaba el efecto de la desaparición de Ras como freno para la proliferación descontrolada de las células y los tumores. “Lo que nuestro trabajo evidencia es que, si al final se desarrollan inhibidores de Ras, tampoco va a funcionar como tratamiento, porque los tumores podrían escapar mutando Erf”, explica Fernández-Capetillo. “Esto abunda en la crítica de que la medicina personalizada está bien, pero no se deben descartar otros enfoques que funcionan aun-que no se sepa exactamente cómo, como sucede con la penicilina o sucedió con la quimioterapia”, apunta. “Las dos estrategias tienen que convivir”, concluye. María Abad, una investigadora del Vall d’Hebron Institute of Oncology que no ha participado en el estudio, considera que los resultados no cuestionan necesariamente el futuro de la medicina personalizada. “Ellos hacen el experimento con teratomas, que no son como un cáncer como el de páncreas”, puntualiza. En cualquier caso, considera que “si en el futuro se consiguen inhibidores de Ras, algo que todavía no existe, esta información nos ayudará a entender las resistencias a esos fármacos”.

NUEVA FORMA DE ADN EN CÉLULAS HUMANAS

En las células de nuestro cuerpo yace nuestro ácido desoxirribonucleico (ADN) y la imagen característica es una doble hélice. Así ha sido desde que en 1953, James Watson y Francis Crick descubrieron su estructura. Sin embargo, ahora se sabe que existen pequeñas extensiones de ADN con otras formas, al menos en el laboratorio.

Los científicos llevan años sospechando que estas formas diferentes podrían desempeñar un papel importante en cómo y cuándo se “lee” el código de ADN. Pero hasta hace muy poco no se había podido demostrar en ciertos entornos: fuera del laboratorio.

Ahora, un grupo de expertos no solo ha confirmado la existencia de una de estas estructuras, bautizadai-motif, también lo ha hecho en células vivas, algo que nunca se había realizado.

“Cuando la mayoría de nosotros pensamos en el ácido de-soxirribonucleico, señala Daniel Christ, líder del estudio, pensamos en la doble hélice. Esta nueva investigación
nos recuerda que existen estructuras de ADN totalmente diferentes, y que podrían ser importantes para nuestras células”.
“El i-motif, agrega el coautor Marcel Dinger, es un
nudo de ácido desoxirribonucleico de cuatro cadenas. En la estructura del nudo, las citosinas se unen entre sí, por lo que esto es muy diferente de una doble hélice, donde las letras en cadenas opuestas se reconocen entre sí y donde las citosinas se unen a las guaninas”.

El descubrimiento llega después de años de debate, durante los cuales, los científicos se preguntaban si estas estructuras existirían en todos los seres vivos.

Los investigadores demostraron que lo s i-motifs se forman principalmente en un punto particular del “ciclo de vida” de la célula: la fase tardía G1, cuando el ácido desoxirribonucleico se “lee” activamente.

También hallaron evidencias que aparecen en algunas regiones promotoras (áreas del ADN que controlan si los genes están activados o desactivados) y en los telómeros, secciones de los cromosomas vinculados alproceso de envejecimiento.

“Creemos que esta característica de ida y vuelta de los i-motifs, concluye Christ, es una pista de lo que hacen. Parece probable que estén allí para ayudar a activar y desactivar genes, y para determinar si un gen se lee activamente o no. Esto también explicaría por qué han sido tan difíciles de rastrear hasta ahora”.

AUMENTO DE ENFERMEDAD RENAL EN MÉXICO

La enfermedad renal crónica es un problema de salud pública a nivel mundial que crece en forma sistemática por el incremento de la esperanza de vida, la urbanización, el sedentarismo y por enfermedades no transmisibles, como diabetes e hipertensión.

Por ello, especialistas del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), puntualizaron que solo se presentan síntomas de la enfermedad cuando está muy avanzada, y con dos sencillos métodos se puede detectar problemas renales, cuando la enfermedad aún es asintomática a través de la sangre y la orina.

En conferencia de prensa, encabezada por el Jefe del Departamento de Nefrología y Metabolismo Mineral, doctor Ricardo Correa Rotter, acompañado por un grupo de es-
pecialistas, dio a conocer la importancia de la prevención primaria para evitar que la enfermedad escale y se tenga que recurrir a tratamientos como diálisis o trasplante.

El especialista Correa Rotter, precisó que en el periodo 1993-1994, había alrededor de 140 pacientes por cada millón de personas en tratamiento. Hoy, son cerca de 800 por cada millón de habitantes, debido al aumento de enfermedades crónicas. Dejó en claro que la falla renaL en sus diversos grados está asociada a una gran diversidad de enfermedades como la nefritis, diabetes e hipertensión, entre otras.

En su oportunidad, el nefrólogo José Antonio Niño Cruz, describió las afectaciones a la salud que se presentan en cada una de las cinco etapas que comprenden esta enfermedad y las opciones de tratamiento. Indicó que en etapas 1 y 2 se tiene mayor éxito en la implementación de las medidas que previenen la evolución del padecimiento.

En la etapa 3, dijo, se tiene la oportunidad de detener su evolución dependiendo de la enfermedad que la causó. Sin embargo, en etapa 4 se deben prevenir las afectaciones en otros órganos, y en la 5, generalmente se busca alguna opción de tratamiento sustitutivo de la función renal como la diálisis el trasplante.

A su vez, la nefróloga Olynka Vega Vega sostuvo que los hábitos alimenticios sanos desde la infancia son fundamentales en la prevención de enfermedades como diabetes, hipertensión y obesidad, causantes principales de las fallas renales.

En los casos donde existeN complicaciones de la enfermedad es esencial que los pacientes se apeguen al tratamiento médico, que incluye dieta, activación física, fármacos y el control de la enfermedad que causó el padecimiento, como la diabetes, concluyó la especialista.

INHIBICIÓN DE ENZIMAS CONTRA LA CALCIFICACIÓN VASCULAR

Científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV) han identificado el papel clave de las enzimas lisil oxidasa (LOX) y lisil hidroxilasa 1 (PLOD1) en los procesos de calcificación vascular. El estudio, publicado en la revista The BASEB Journal, apunta a estas dos enzimas como potenciales dianas terapéuticas hacia las que dirigir nuevas estrategias de control farmacológico para limitar este proceso.

Las enzimas lisil oxidasa y lisil hidroxilasa 1 participan en la síntesis y maduración del colágeno de matriz extracelular. La matriz extracelular está implicada en la comunicación y la diferenciación celular y ejerce una gran cantidad de funciones biológicas, entre las
que figura su contribución al proceso de formación del tejido óseo (osteogénesis). Curiosamente, la osteogénesis fisiológica comparte similitudes con la mineralización ectópica patológica, incluida la calcificación vascular.

En este nuevo estudio, desarrollado por los grupos de investigación del CIBERCV que lideran Francisco Marín en el Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria
Virgen de la Arrixaca (IMIB-Arrixaca) y José Martínez-González en la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), se evaluó la contribución de estas enzimas durante la calcificación inducida por hiperfosfatemia de la célula de músculo liso vascular (CMLV).

Los investigadores observaron que, durante la calcificación vascular, las CMLV se diferencian en células similares a los osteoblastos (células implicadas de la formación ósea), lo que induce una remodelación activa y una calcificación de la matriz extracelular.

Los datos de este estudio demostraron que las enzimas involucradas en el ensamblaje adecuado del colágeno participan en esta mineralización ectópica promoviendo la transdiferenciación de las células del músculo liso vascular en células similares a los osteoblastos.

Para obtener estos resultados, los investigadores emplearon estrategias de inhibición farmacológica de estas enzimas en células vasculares humanas y de ratón y animales modificados genéticamente. “Hemos demostrado el impacto potencial de la inhibición de LOX y PLOD en la prevención de la calcificación vascular”, concluyen las investigadoras principales del estudio, Cristina Rodríguez (Institut de Recerca Hospital de la Santa Creu i Sant Pau) y Diana Hernández-Romero (Instituto Murciano de Investigación Sanitaria Virgen de la Arrixaca, IMIB-Arrixaca).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here